Como dar la bienvenida un nuevo año, después de uno no muy bueno

Positivismo. Lorna Jane España. Ropa deportiva de mujer.

El final del año es un momento divertido. Por un lado, el ritmo se ralentiza a medida que comienzas, merecidamente con esfuerzo, a entrar en “modo vacaciones”, mientras que por otro lado, los grandes planes  y la promesa de cumplir propósitos para el nuevo año te dan una sobrecarga de energía. Algo que se sigue oyendo alguna que otra vez es “gracias a Dios, este año casi ha terminado”, y es que si en general no ha sido un buen año, o has tenido demasiados contratiempos y tribulaciones, miras hacia atrás con resentimiento y sientiendo negatividad hacia el año finalizado. La verdad es que ese sentimiento no te hace ningún bien.

Por más difícil que parezca verlo en caliente, lo creas o no, a veces los momentos duros son más importantes que los que se navegan sin problemas. Entonces, antes de ver este año como un fracaso total y comenzar a fantasear acerca de cuán perfecto será el próximo (todo gracias a tus nuevas intenciones), dedica un poco de tiempo a reflexionar sobre el año que fue y haz las paces con todo lo que haga falta para no trasladar la negatividad al nuevo año que arrancamos.

 Novedades Lorna Jane España. Ropa deportiva mujer.

Haz una lista con lo que has logrado

No importa cuán grande o pequeño sea, cada logro cuenta independientemente de su tamaño. Es posible que hayas clavado una receta complicada, obtenido un ascenso, superado tu mejor marca pesonal corriendo, te hayas mudado a una nueva casa, hayas tenido una relación o hayas vencido un miedo. Si bien podría no haber parecido así en el momento, cada pequeña victoria debe ser celebrada o, al menos, reconocida. Cuando pasas mucho tiempo pensando realmente cuánto has logrado en el corto espacio de un año, terminarás realmente asombrada con lo fabulosa e increíble que eres.

Haz las paces con todo aquello que te atormenta

No todos los recuerdos o experiencias del año pasado van a ser positivos, pero a veces los momentos difíciles son más importantes y significativos que los buenos. Ya fuese un problema de trabajo o de relación o del tipo que sea, pregúntate qué aprendiste de él para que puedas hacer las paces con la situación y seguir adelante. De nada sirve arrastrar ese equipaje hacia el próximo año que arranca.

No lo llames un mal año

Por mucho que se le parezca, no lo describas como un mal año, sino como uno desafiante. Claro que habrás tenido malos momentos, días malos e incluso malas semanas, pero en lugar de mirarlos con completo desdén, encuentra la lección que nos proporcionan dichas vivencias, porque hay una lección en todo (incluso cuando no se tiene ganas de aprender una).

Así que una vez hayas interiorizado esas lecciones aprendidas, hayas repasado tus logros y hayas hecho las paces con tus tormentos, es momento de hacer una lista de propósitos alcanzable y que te haga feliz. No olvides nunca nuestra filosofía y aplícala siempre que puedas: “muévete, nútrete y cree en ti”.

¿Cómo le das la bienvenida al nuevo año? ¿Haces una lista de propósitos?

¿Quieres recibir los mejores trucos, recetas y entrenos para estar más guapa?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Lorna Jane